Las andanzas de un lobo estepario extremeño.

Aquí mis batallitas sobre cicloturismo, senderismo, montaña, viajes, naturaleza, música, teatro, ...

"Viajar en bici es hacer más grande el Mundo. Es aprender lo esencial de la vida. Es vivir el presente sobre todas las cosas. El placer del cicloturismo está mucho más en el camino que en el destino, son los medios los que justifican el fin. Durante días, semanas o meses, no necesitas más que lo que llevas a cuestas
" (del artículo: "Con la casa a cuestas", revista: Bike Rutas, Nº 4, 1999)

martes, 5 de mayo de 2015

De pajareo por Monfagüe


El pasado sábado estuve de pajareo con unos amigos aprovechándome de su valioso y sofisticado material para el tema de observación de aves (lo malo es con mi cámara y el objetivo que tengo, no es suficiente para grandes distancias), así como de sus contactos para ir al grano y ver nidos o ejemplares en una determinada zona o posadero, al margen de los ya conocidos del Águila Imperial, donde por cierto, fue una gozada ver al adulto con el pollo, ahora de plumón blanco, o del búho con sus pollitos (a estos no los pudimos ver), o la cigüeña negra incubando sus huevos, o el nido de buitre negro... pero Monfragüe es más que "bichos" grandes, es algo más que buitres leonados o negros o alimoches, también están los otros pajaricos, con menos glamour, que hacen las delicias del que sabe tener paciencia, como en este caso ocurrió con este TREPADOR AZUL (Sitta europaea), que como delata su nombre, está especializado en trepar por superficies empinadas, incluso bajando con la cabeza por delante o colgando boca abajo por la superficie inferior de las ramas, anidando, como se puede ver en las fotos, en huecos o grietas en los que reduce su abertura con barro, para hacer más estrecha la entrada como ocurre en esta ocasión. Un placer para los sentidos verlo salir y entrar con insectos o gusanos en el pico... Lo peor de todo es que cuando mejor se estaba, al caer la tarde, teníamos que venirnos, así que sobre las nueve, carretera y manta, ¡lástima!, nos quedamos con ganas de más...






A última hora de la tarde subimos al castillo, para disfrutar de sus vsitas y ver sobrevolar casi a la misma altura, a los buitres. Siempre que subo al castillo me quedo con ganas de visitar también las pinturas rupestres, pero a esta hora iba a ser que no...




Y como si hay algo que abunda en Monfragüe son buitres, pues aquí un par de fotos de ellos, hechas desde muy lejos, así que se ven algo borrosas por el zoom, desde uno de los muchos miradores.

 Reunión de amigos para tomar el sol...
Buitre adulto con su pollo, aunque ya éste ya está crecidito...

0 comentarios:

Publicar un comentario