Las andanzas de un lobo estepario extremeño.

Aquí mis batallitas sobre cicloturismo, senderismo, montaña, viajes, naturaleza, música, teatro, ...

"Viajar en bici es hacer más grande el Mundo. Es aprender lo esencial de la vida. Es vivir el presente sobre todas las cosas. El placer del cicloturismo está mucho más en el camino que en el destino, son los medios los que justifican el fin. Durante días, semanas o meses, no necesitas más que lo que llevas a cuestas
" (del artículo: "Con la casa a cuestas", revista: Bike Rutas, Nº 4, 1999)

domingo, 26 de febrero de 2012

Sendero de la Ermita de Altagracia (Higuera de la Serena) [PR-BA-176]

  Hacia tiempo que quería hacer este itinerario que me coge muy cerca de casa y supongo que será por aquello de que las cosas más cercanas siempre las va uno dejando para el final. Siempre acabo diciendo: “qué bien, esta ruta está cerca de casa, un día de estos tengo que venir a hacerla”, y al final acaba pasando una semana y otra, y un mes y otro, y hasta un año, y nunca encuentro el hueco para hacerla, pero definitivamente hoy ha sido el día, además un día espléndido, de primavera, la lástima es que el campo si pudiera hablar no opinaría lo mismo, quiere agua y se nota, está todo muy seco, y el cereal apenas ha nacido y el que lo ha hecho está casi amarillo y no levanta un palmo del suelo. Por otro lado, los caminos también están polvorientos y duros.

  Es una ruta circular a la que se le pueden añadir dos extensiones que tienen que ser de ida y vuelta para volver al itinerario circular. Si se hace “el completo”, según el panel informativo al inicio de la ruta, ésta tiene un total de 16,17 km, no está mal para hoy, sobre todo porque me he entretenido en casa y cuando empiezo la ruta son las 11:10 de la mañana.


  En general y después de hacer la ruta, me decepcionó bastante. El recorrido circular es totalmente llano y siempre camino-pista, muy duro y polvoriento, con espacios muy abiertos y rodeados de olivares, campos de cereales, viñedos y algunos almendros. Tan sólo mirando al fondo es cuando se ven las sierras.

  Lo único interesante de la primera parte de la ruta es la zona donde se asientan las ruinas de la Ermita de Altagracia, en un alto, junto a una alameda despojada de sus hojas en estas fechas, por la que pasa un arroyo ahora sólo con un hilito de agua.


  “La Ermita de Nuestra Señora de Altagracia fue fundada por el último Maestre de la Orden de Alcántara, Don Juan de Zúñiga y Pimentel, a finales del s.XV.

  El templo fue construido en el lugar donde la tradición narra el descubrimiento de la imagen de la Virgen. Durante la primera mitad del s.XVII, el edifico sufre una remodelación, incorporándose al mismo otras dependencias anexas de gran interés.

  Frente al lado septentrional de la ermita, incorporados al cerco, se levantan unos portales largos a modo de arcada corrida de ladrillo revocado y encalado sobre columnas de piedra.

  Su frente estaba limitado por medio de antepechos de piedra y barro. Se llegaba a través de unas gradas de piedra y ladrillo y se cubrían con estructura de madera tosca de encina, hileras, cabríos, capa de jara y teja.

  Su misión era servir de refugio a los peregrinos, para cuyo descanso se habían creado unos poyos de ladrillo y cal interiores, adecentando el suelo con empedrado y encalado las paredes.

  Con el mismo propósito, en ambos extremos estaban construidas dos cámaras con sus accesos hacia la ermita para albergar a los fieles que iban a las veladas que se celebraban los días 25 de marzo y 25 de abril de cada año.

  Junto a estos portales se erigía la casa del ermitaño, construcción tosca realizada a base de mampostería con portada de acceso de piedra de granito.



Diferentes vistas de las ruinas de la ermita de Altagracia.

  En los alrededores de la ermita sale la primera extensión del recorrido la más corta, con el camino que deja la ermita a la izquierda y la pequeña alameda junto al arroyo a la derecha. Un poco más adelante se llega a otra pequeña alameda y a las ruinas del “Molino de los Álamos”, pero nada del otro mundo.

Tramo de un pequeño arroyo en las cercanías del 'Molino de los Álamos'. Sorprende que lleve agua con el tiempo que lleva sin llover...

  Apenas un kilómetro después de dejar las ruinas de la ermita, transitando el camino al principio entre retamas, y después por zonas claramente abiertas, se llega a un cruce, a la izquierda se sigue el recorrido circular, y a la derecha la segunda extensión, en la que la primera parte de ésta transcurre por una pista aburrida e insípida, y tan sólo tengo el único aliciente de ver que me puedo ir adentrando poco a poco en la sierra que tengo frente a mí. Por suerte, en la segunda parte de esta extensión todo cambia; al subir un pequeño repecho y después de un estrechamiento, tengo las mejores vistas desde arriba del río Guadámez, y al fondo y abajo el puente sobre éste.


  Sin lugar a dudas, desde aquí y hasta llegar al final de esta extensión, al “Molino de las Ánimas”, es lo más interesante de la ruta, el resto es para olvidar, no es para hacer senderismo, que para mi es algo más que ponerse a caminar sin más, es un recorrido ideal para las célebres “Rutas del colesterol” que tan de moda se están poniendo en los pueblos; un recorrido circular, que sin las extensiones puede tener 11 o 12 km, que al ser todo llano y por camino-pista puede hacer tranquilamente en un par de horas.

  En los últimos 400 metros de esta segunda extensión, hay que girar a la izquierda y dejar el camino que transita paralelo al río, quedando éste a la derecha. En el otro margen del río, el terrero es más escarpado, la sierra está más encima del río, mientras que a mi izquierda los cerros se levantan algo más alejados.

  Estos metros finales son en ligera subida y por zona de dehesa, hasta llegar al fin del camino, donde hay una especie de mirador natural desde el que se tienen muy buenas vistas del río y de las ruinas del “Molino de las Ánimas” que está a unos 200 metros más adelante. Esto ya es otra cosa, aquí si se respira naturaleza, por lo que es en esta zona y en los alrededores del molino, donde me entretengo bastante y aprovecho para comer algo.


  “El Molino de las Ánimas es el cuarto de la quincena de molinos que se asientan en las orillas del río Guadámez hasta su desembocadura en el Guadiana.

Interior del molino, donde aún se pueden ver las piedras de granito utilizadas para moler.
  Se encuentra en un bonito lugar, muy escarpado y responde a una tipología muy común en la comarca de la Serena asociada a ríos bastantes caudalosos. Realiza la captación de agua mediante un azud, la conduce al interior mediante rampas troncónicas, y la devuelve al río por cárcavos adintelados. En este caso, aún podemos observar en el interior algunos elementos conservados como dos piedras de moler de granito del lugar.


Esquemas del funcionamiento de los molinos del tipo del "Molino de Ánimas".


  Esta parte es lo único positivo de la ruta, donde el único tramo de sendero que hay está al final, unos 200 metros hasta llegar al molino, el resto todo pista o camino en el mejor de los casos.

  Exceptuando por tanto, los dos últimos kilómetros de la segunda extensión, donde el recorrido se adentra en la sierra y entra en contacto con el río Guadámez, y los alrededores donde se encuentran las ruinas de la ermita, el resto es para olvidar, monótono y aburrido, otra cosa es que uno lo pueda utilizar para andar por andar o para hacer footing, porque tiene un circuito curioso y circular, pero para el que aspira a algo más, defrauda.

  Al final según mi GPS, hice 15,7 km, frente a los 16,17 km que marcaba el panel. La diferencia puede estar en función de las calles del pueblo que se tomen para llegar al punto de partida.

5 comentarios:

  1. Siendo un gran aventurero como demuestras ser en este blog, deberías poder sacar lo más bello de cada zona, especie, cosa... No siempre lo más impresionable es lo que más nos aporta.
    Para mi gusto alguien que ama tanto la naturaleza no debería de calificar nunca ésta con adjetivos que no la queden en buen lugar, ya que incitas a que los que leemos este blog no visitemos el sitio.
    Que no hallas sabido sacar el potencial de la zona, no quiere decir que los demás no podanos sacorlo y poder sentirnos parte de ella.
    Un saludo y te aconsejo si me lo permites que vuelvas en primavera porque de verdad que es impresionante.

    ResponderEliminar
  2. Tomo nota de tu crítica y disculpas si tu o alguien más se ha sentido ofendido con mis comentarios, pero sólo comento lo que a mí me pareció, desde mi punto de vista, lo cual no quiere decir que tu o cualquier otra persona tenga otros gustos. Puede que no hubiera sabido sacar todo el mayor potencial, puede que no tuviera un buen día, puede que el campo no esté en su mejor momento y esté demasiado seco todo, puede que no sea primavera, pero son muchos 'puedes'. Vuelvo a repetir que para mi, lo más interesante fue el segundo tramo de extensión, donde me sentí a gusto en todos los sentidos, el resto me pareció insulso, desde mi punto de vista. Pero como tu pareces que eres conocedor de la zona, no me importa quedar un día en primavera contigo y volver hacer esta ruta, y que me enseñes a mirarla con otros ojos y si es así no me importa volver a escribir otra entrada en este blog haciendo alabanzas de la ruta.
    Un saludo, gracias por leer este blog aunque algunos comentarios o mi forma de ver las cosas con respecto a esta ruta no te gusten, y si quieres aquí te dejo la propuesta de hacer esta primavera la ruta contigo.

    ResponderEliminar
  3. Encantado de quedar un día y realizar la ruta contigo, para mi sería un gran honor aprender de un gran aventurero como tú.
    Pero vuelvo a reiterarme en lo dicho, claro que es un blog y puedes dar tu opinión, pero la naturaleza es muy subjetiva y lo único que te recrimino es que no la califiques con adjetivos pobres, ya que en algunos de tus lectores puede provocar una idea anticipada de lo que va a ver en esa zona e incluso inducir a que no se desplace hasta el lugar ya que esto supuno un gasto de tiempo y dinero.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Pues lo dicho, si quieres para Abril o primera mitad de Mayo (quizás aquí si no llueve ya puede estar más seco aún) quedamos para hacer de nuevo la ruta, que aunque ya he quedado claro que en general me ha desilusionado, no tengo inconveniente en volverla hacer, e incluso llevar a gente, porque como dices, lo de la "naturaleza es muy subjetiva" y lo que a mi no me gusta o con lo que no me encuentro cómodo, a otros le puede gustar, eso lo tengo más que claro y lo he podido comprobar en bastantes ocasiones. En el 'perfil' en la zona de contactos, tienes una dirección de correo si quieres ponerte en contacto conmigo para hacer algún día la ruta y seguir hablando de los diferentes puntos de vista que tenemos de como expresar las cosas, porque creo que éste no es lugar.
    Un saludo y a seguir disfrutando del campo, cada uno haciendo o buscando lo que más le guste.

    ResponderEliminar
  5. Manueee eres el mejooooo. Paqui.

    ResponderEliminar