Las andanzas de un lobo estepario extremeño.

Aquí mis batallitas sobre cicloturismo, senderismo, montaña, viajes, naturaleza, música, teatro, ...

"Viajar en bici es hacer más grande el Mundo. Es aprender lo esencial de la vida. Es vivir el presente sobre todas las cosas. El placer del cicloturismo está mucho más en el camino que en el destino, son los medios los que justifican el fin. Durante días, semanas o meses, no necesitas más que lo que llevas a cuestas
" (del artículo: "Con la casa a cuestas", revista: Bike Rutas, Nº 4, 1999)

viernes, 16 de mayo de 2014

Sierra de Gredos: Plataforma de Hoyos - Cima del Morezón - Los Barrerones - Refugio Eola

El fin de semana del puente de San Isidro tuvo lugar nuestra salida anual a Gredos, con la idea de aprovechar el viernes, el sábado y el domingo, aunque lo del domingo quedó descafeinado por diversas circunstancias.

Al final nos acabamos juntando un grupo de nueve, de los cuales, los vascos: JuanMi (“el intrépido montañero”) y Encarni (“Dora la exploradora”), nos esperarían en la plataforma de Hoyos, mientras que el resto iríamos en dos coches y nos juntaríamos en Navalmoral de la Mata para recoger a otra compañera (a Mª Eugenia, “la diesel”) y de paso desayunar, ya que salimos sobre las 7:30 de la mañana, para finalmente ir del tirón hacia la plataforma, donde como he dicho, ya nos estarían esperando.

Tras los saludos iniciales, toca recolocar las mochilas para repartirnos la comida a subir, ya que sólo habíamos contratado las dos cenas en el refugio, el resto: desayunos, comida y bebida corrían por nuestra cuenta, como siempre solemos hacer...

Sobre las 12 de la mañana toca subir con las mochilas cargadas, algo más tarde de lo que teníamos previsto, pero teníamos todo el día por delante y la temperatura era buena, sol y una ligera brisa fresquita, así que en un principio, todo ideal para disfrutar de un buen día en la montaña....

Subida tranquila por el camino empedrado hasta el Prado de la Pozas, y antes de cruzar el puente, giramos a la izquierda, saliéndonos del camino, para enlazar con el sendero que sube hacia las ruina del Refugio del Rey, aunque más adelante habrá una bifurcación y nosotros nos desviaremos hacia la derecha, más cerca de nuestro objetivo, ya que por la izquierda iríamos hacia las ruinas de dicho refugio y en ese caso, después de llegar a él tendríamos que retroceder.

Hasta empalmar con el camino senda que viene desde el mirador de los Barrerones y va hacia el puerto de Candeleda y a la Mira, pasando por las ruinas del refugio del Rey, nos lo tomamos con calma, algunos van todavía engrasando bisagras o en período de adaptación a las cuestas, aunque es un tramo bastante llevadero.

Mapa con el recorrido realizado el primer día...

Una vez que enlazamos con el camino, encontramos zonas en las que aparece y desaparece la nieve, hasta que finalmente llegamos a un tramo donde sólo vemos nieve, y aunque es una nieve sobre la que se puede andar bien porque no ésta dura, el personal que lleva crampones no puede resistirse a ponérselos, que para eso han ido cargando con ellos y ¡qué le vamos a hacer, si es que somos de secano, y la nieve atrae como a un tonto un lápiz!... así que aprovechamos la parada para colocarnos los crampones y para comer también algo, que ya iba siendo hora.

Terminado el descanso y respuestas las fuerzas, emprendemos de nuevo la marcha, en una suave subida con nieve sobre la que se puede caminar por ella sin muchos problemas, hasta llegar a la cima del collado, desde donde ahora ya sólo resta subir a la cima del Morezón, que lo tenemos a nuestra derecha.

Desde este punto ya tenemos buenas vistas de toda la zona llana del sur, salpicadas de pueblos, con el embalse y la autovía al fondo, pero es conforme se va subiendo, al girar la vista atrás, cuando se disponen de mejores vistas y más amplias. Una gozada.

En la subida, hay tramos con y sin nieve, así que los que tienen crampones van más en línea recta subiendo por las zonas de nieve mientras que los que no los llevan, dan algunos rodeos por pedregales para esquivarla. Es tan sólo en la parte final, donde la nieve está algo más dura.

Una vez alcanzada la cima, las vistas del Circo de Gredos, con la laguna grande y el refugio Eola, allá al fondo, en la parte baja, en las profundidades, rodeados de los picos más grandes de Gredos Central, aún con bastante nieve, a pesar de las altas temperaturas que hemos tenido durante las dos últimas semanas, son sin duda, la recompensa al esfuerzo, y sinceramente, creo que las vistas desde aquí son unas de las mejores que se pueden disfrutar en esta zona y bastante accesible y asequibles por cualquiera que le guste andar por la sierra, ya que subir hasta aquí no entraña ningún tipo de dificultad técnica.

Una vez arriba, toca regodearnos con las vistas y hacernos las típicas fotos de grupo.




Desde arriba, con un empujoncito, cualquiera puede llegar rodando en un par de minutos a la laguna que está allá abajo, en las profundidades, sin embargo, todavía nos queda dar un buen rodeo para bajar hasta a ella, así que de nuevo nos ponemos en marcha, para bajar parte de lo que habíamos subido y seguir después la hilera de hitos que hay jalonando esta ruta, hasta dar de nuevo con el camino-senda que lleva hasta los Barrerores, no sin antes pasar un nueve tramo de nieve con una pendiente bastante aceptable, aunque ahora en descenso.

Al llegar al camino-senda, seguimos por la izquierda, dejando el Morezón a nuestra izquierda, y a partir de aquí, ya nos despediremos de la nieve hasta mañana, sobre todo porque ahora tocar bajar, por tramos de piornos, con la vista puesta en muchas ocasiones, mientras bajamos y dejamos a nuestras espaldas el Morezón, en el Circo de Gredos, majestuoso, espectacular, como siempre, y es que uno no se cansa de mirar esta estampa, a pesar de haberla visto ya en muchas ocasiones.

Llegamos casi a la altura donde se encuentra el mirador de los Barrerores, y a partir de aquí enlazamos con el camino clásico que viene desde la plataforma hacia la laguna, por el camino empedrado y en bajada pronunciada hacia ésta, previa parada en la fuente para reponer agua y descansar un poco, mientras algunos, como “el pequeño sherpa” y Granada, intentan hacer nuevas amigas, me refiero a la típica cabra de esta zona que coge confianza con cualquiera...


"El Pequeño Sherpa" haciendo amigos...

Cuando comienza a declinar el sol y antes de llegar a ocultarse tras las montañas, a esa hora de la tarde en la que la luz es la ideal para disfrutar aún más del entorno, y siempre con una buena temperatura, llegamos a la laguna grande, aunque todavía nos queda bordearla por la izquierda para llegar al refugio, y al contrario que en otras ocasiones, la laguna no está helada, todo lo contrario, el deshielo hace que el agua de la laguna anegue el sendero y en un pequeño tramo hay que hacer uso de un cordel para flanquearla, aunque en esta ocasión, tampoco es que haya mucha profundidad, y si alguien no tiene miedo a las frías aguas, podría simplemente descalzarse las botas y cruzar este pequeño tramo descalzo.

El amigo Antonio, haciendo fotos al llegar a la laguna grande de Gredos...

Al final acabamos llegando al refugio sobre las 7:30 de la tarde, y aunque hay gente, ni punto de comparación con el año pasado, donde tuvimos que dormir fuera, y en el refugio se establecieron dos turnos para la cena. El único 'pero' del día, y por decir algo, es que prácticamente sólo tuvimos tiempo de cambiarnos y tomar una lata de cerveza de las que llevábamos, y que previamente habíamos enterrado en la nieva para enfriar, a modo de nevera, porque a las ocho de la tarde comienzan a servir la cena en el refugio.

El ambiente fuera del refugio, previo a la cena, unido al buen rollo ya dentro durante la cena, y el momento post-cena, son también de lo mejorcito del día, de un día que ha salido perfecto, con un recorrido agradable, unas vistas desde la cima del Morezón que son una preciosidad, con buena temperatura, disfrutando en todo momento del recorrido y con un buen ambiente dentro de este pequeño grupo donde creo que todos hemos disfrutado.

Para dormir, nos hemos alojado en la habitación “La Galana”, y por esta noche estaremos sólo nosotros, mañana sábado, sin embargo, tocará compartirla con más personal...

Dejo aquí un pequeño vídeo con imágenes de este recorrido:


0 comentarios:

Publicar un comentario