Las andanzas de un lobo estepario extremeño.

Aquí mis batallitas sobre cicloturismo, senderismo, montaña, viajes, naturaleza, música, teatro, ...

"Viajar en bici es hacer más grande el Mundo. Es aprender lo esencial de la vida. Es vivir el presente sobre todas las cosas. El placer del cicloturismo está mucho más en el camino que en el destino, son los medios los que justifican el fin. Durante días, semanas o meses, no necesitas más que lo que llevas a cuestas
" (del artículo: "Con la casa a cuestas", revista: Bike Rutas, Nº 4, 1999)

miércoles, 22 de marzo de 2017

Senderismo-Turismo: El Caminito del Rey (Paraje Natural del Desfiladero de los Gaitanes - Málaga).


Dentro del fin de semana (del 17-19 de marzo) en Málaga, y más concretamente en la zona del Paraje Natural del Desfiladero de los Gaitanes, para el sábado teníamos previsto la 'ruta seria' por la Sierra de Huma, mientras que para el domingo la idea era hacer “turismo”, realizando por la mañana el celebérrimo “Caminito del Rey”, para el cual teníamos las entradas asignadas a las 11:30, y por la tarde, la idea era realizar la visita a los dólmenes de Antequera, pero como al final no puedo ser por problemas de horarios, ¡nos quedamos con las ganas!, visitamos de nuevo el Torcal de Antequera, una visita que unos tenían mucho más recientes que otros y quizás sólo el compañero Antonio era el único que no lo conocía.

¿Qué puedo decir del famoso Caminito del Rey que no se haya dicho ya?... pues nada... salvo que hay ya mucha saturación de información, de tantas fotos y vídeos que se encuentran en internet, de tantas noticias en prensa, de tantos documentales en televisión, etc... y aún así, y a pesar del efecto llamada, sigue estando desbordado de gente, sobre todo los fines de semana, y aún así, es difícil no dejarse llevar, no impresionarse, no maravillarse... aunque para mi el regreso a esta zona, después de tanto tiempo, no ha supuesto las mismas emociones que aquella primera vez...

No ha sido lo mismo porque la primera vez que estuve en esta zona fue hace 20 años (un 22-2-97 y posteriormente en otras ocasiones) cuando entonces sólo se podía hacer desde el acceso actual de hoy en día hasta el primer puente, quizás unos metros más, al menos si hacer uso de cuerdas o técnicas de escalada, con lo que no podíamos llegar al tramo de sendero que posteriormente empalma con el segundo tramo de pasarelas, realizando el resto de la ruta, una vez cruzado el primer puente sin baranda, por la vía del tren, adentrándonos en los túneles, y mirando hacia el otro lado los tramos en los que los escaladores salvaban las partes del caminito destruido o deteriorado, colgados como salamanquesas en las paredes verticales.

 El primer puente visto desde lejos. La foto de la izquierda es de hace 20 años; la de derecha es actual, del 19 de marzo.


 En la foto de arriba, mi compañero Nando cruzando el primer puente, en una foto de hace 20 años. En la foto de abajo, el mismo puente en la actualidad, aunque hoy en día éste está cerrado.


Hoy casi todo el mundo tiene internet en el móvil, o en casa, en el trabajo, en las bibliotecas, en muchos centros educativos... pero hay que echar la mirada 20 años atrás, cuando si bien es cierto que ya existía internet, no era algo que estuviera tan a la mano como ahora, donde el tema de las redes sociales y compartir fotos, vídeos y experiencias “in situ”, en el momento, era una ilusión, cuando entonces, por aquella época, no había el boom del senderismo o de las bicis de montaña, cuando no existían los tracks compartidos para seguir por gps, cuando tener estos era una utopía , cuando esta zona sólo era conocida por los lugareños y por esos “locos y estrafalarios” extranjeros, venidos de diferentes nacionalidades, para practicar la escalada deportiva es las paredes calizas verticales del Desfiladero de los Gaitanes, para practicar una forma de vida; cuando el mejor internet que podía existir era el boca a boca, porque así se trasmitían esos lugares con encanto, con algo de misterio, con algo de riesgo, con magia, con ese aura...

Así fue como llegué al Chorro hace veinte años, a través del boca a boca. A mi amigo Nando se lo habían enseñado, y él, sabedor que teníamos mucho en común en cuanto a forma de ser y gustos, no tardó en mostrármelo, para disfrutarlo juntos. 
 
En aquella época hicimos muchas cosas; nos movíamos con mi antigua furgoneta heredada de mi padre y que tan buenos recuerdos me trae. Ese fin de semana de hace ya 20 años nos quedamos también, al igual que ahora, en el camping de Ardales; vivíamos el día a día, con ese ansia de conocer sitios, de disfrutar de todas las horas del día, de ver, admirar, sentir... en plena naturaleza. No es de extrañar que ese sábado saliéramos casi de madrugada del camping y regresáramos prácticamente de noche, totalmente agotados, sin ganas de montar tiendas de campaña, así que cenar y directamente al saco dentro de la furgoneta, que valía para todo. Ese día tan completo, primero por el Desfiladero de los Gaitanes y después por la Sierra de Huma, y también el día siguiente con la visita al Torcal, son de los fines de semana que se quedan grabados a fuego en la memoria, momentos inolvidables, así que no es de extrañar que en esta ocasión, antes de llegar a la zona de acceso a las pasarelas, al quedarme ligeramente retrasado del grupo con el que iba, mientras hacía unas fotos de la cima de la sierra por la que estuvimos el día anterior, al ver al fondo la entrada al desfiladero, a la parte más estrecha, llegué a emocionarme recordando aquella primera vez, aquellos momentos, aquella época en la que ansiábamos descubrir, ver, conocer sitios nuevos sin necesidad de ningún tipo de comodidad: unas botas, la misma mochila pequeña con la que no hacía mucho tiempo atrás iba a la universidad, cualquier pantalón, una tienda de campaña o nada, un bocata, ¡y a patear!, a ver mundo, no necesitábamos como hoy en día pasar previamente por el Decathlon para uniformarnos de arriba a bajo, para hacernos fotos y más fotos desde el mismo sitio, pero cambiando de postura, como hacen hoy en día. porque algunos tramos del Caminito se parecen más a la pasarela Cibeles que a otra cosa, donde todo se ha convertido en una romería, en algo “superficial”... y sin embargo y a pesar de los pesares, ¡bienvenido sea todo!, por el hecho de descubrir este enclave a todos, por hacerlo accesible a todos, y por ser un resurgir económico de todos los pueblos de alrededor, porque creo que un buen espaldarazo económico le ha dado la reconstrucción de este célebre “Caminito del Rey”, a toda esta zona que tenía y tiene tanto potencial... 
 
 En el tramo de acceso a las pasarelas, podemos regodearnos con estas vistas. La flecha amarilla de arriba, marca la cima de la Sierra de Huma, donde estuvimos el día anterior. La flecha de abajo, marca la antigua central del Chorro, justo donde está la zona de acceso al primer tramo de pasarelas.

 Inicio del primer tramo de pasarelas, en la entrada a la parte más estrecha del Desfiladero de los Gaitanes.


 Estas dos fotos corresponden a la parte más estrecha del Desfiladero de los Gaitanes.

Saliendo de la parte más estrecha del desfiladero, dirección al primer puente y al fin del primer tramo de pasarelas ahora completamente restauradas.

 Y es que a pesar de tanta 'superficialidad', lo cierto es que el enclave sigue siendo único, pero para mi, NO ES LO MISMO. No es lo mismo venir aquí después de haberlo visto en muchos vídeos de youtube, o en televisión (informe semanal, programa del Calleja, o incluso el paso de la Vuelta Ciclista a España por esta zona el mismo año de la apertura) o en cuarenta mil fotos en internet o en redes sociales, y encontrarte con 500 ó 600 personas que diariamente, o al menos los fines de semana, pueden estar haciendo el Caminito, que venir aquí hace tanto tiempo ya, sin tener una imagen de lo que vas a ver, sólo la transmisión oral, el boca a boca, la ilusión y ganas por conocerlo, y por supuesto, hacerlo prácticamente en solitario, porque recuerdo que aquél sábado de hace 20 años, sólo estábamos en el Caminito mi amigo Nando y yo, y una pareja que iba por delante de nosotros, nadie más, a parte de muchos escaladores que realizaban alguna de las numerosas vías de escalada, dentro de un ambiente distendido y bohemio que existía entre ellos en los momentos de relax, cuando no estaban colgados de las paredes.... Ah! que tiempos...... y sin embargo, hoy en día también vuelco a maravillarme.... ¡pero no es lo mismo!....





Estas últimas fotos se corresponden con el segundo tramo de pasarelas y con el cruce del segundo puente, el puente colgante (el primer puente no se cruza),en otra de las zonas estrechas de este paraje.

Por escribir algo en esta entrada sobre el Caminito del Rey, que no sea nostalgia y morriña de tiempos pasados, pego aquí el contenido del cartel informativo que puede leerse poco antes de entrar en el primer tramo de las pasarelas, en la parte más estrecha del desfiladero:

Hasta mediados del s.XIX el Desfiladero de los Gaitanes era poco más que un valle transitado únicamente por pastores y cazadores. A partir de entonces, la industrialización hizo pensar en crear una línea férrea entre las cuencas mineras de Córdoba y las fábricas de Málaga. Esta línea se terminó en el año 1865 atravesando el desfiladero por túneles y viaductos.

A finales del XIX se buscan alternativas a carbón para satisfacer la creciente demanda energética. Un ingeniero, Rafael Benjumea, recibe el encargo de aprovechar el desnivel existente entre la entrada y la salida del desfiladero para producir electricidad. La obra, terminada en 1906, consistía en desviar el agua a la entrada de Gaitanjeo, forzarla a ciruclar durante tres kilómetros por un canal hasta la salida de los Gaitanes, para dejarla caer desde más de cien metros de altura hasta la primitiva central Salto del Chorro. Un camino adosado a la roca ayudaba en las tareas de mantenimiento del canal. Por los pequeños balcones que aún existen en el tramo superior, el camino recibió el nombre de Balconcillos de los Gaitanes.

Para garantizar la producción eléctrica incluso en años de sequía, en 1920 se construyó el Pantano del Chorro en el río Turón. Aguas abajo, en 1927, se terminó el Embalse de Gaitanejo, para regular también los aportes de los ríos Guadalteba y Guadalhorce. El 21 de mayo de 1921, el Rey Alfonso XIII colocó la última piedra del embalse de El Chorro y recorrió el Camino de los Balconcillos hasta la localidad de El Chorro. Por su obra, el Rey concedió a Rafael de Benjumea el título de Conde de Guadalhorce. Desde 1953 el primer pantano lleva este nombre y el vertiginoso camino de servicio, “Caminito del Rey”.

En épocas recientes se han construido los embalses de Guadalteba y Guadalhorce, al norte, y los de la Encantada Inferior y Superior, al sur de desfiladero para aumentar la producción eléctrica.

En el año 2000 se prohíbe el acceso al Caminito del Rey por motivos de seguridad. En 2015 se abre de nuevo al público”.
 Tramo final del Caminito después de cruzar el puente y salir del desfiladero en dirección a la localidad del Chorro.
  
Entre algunas de las curiosidades de es “Caminito del Rey” están las siguientes:

- El Desfiladero de los Gaitanes es un cañón excavado por el río Guadalhorce y situado entre los municipios de Álora, Antequera y Ardales, con acceso desde el norte por los embalses del Guadalhorce y desde el sur por El Chorro.

- La ruta de el Caminito del Rey discurre por el Paraje Natural Desfiladero de los Gaitanes y traza un recorrido de 7,7 kilómetros, de los cuales 4,8 corresponden a los accesos y 2,9 son de pasarelas (divididos en dos tramos).

- El Desfiladero de los Gaitanes tiene tramos de solo 10 metros de anchura y paredes que alcanzan los 300 metros de profundidad.

- La ruta actual sigue el trazado del antiguo camino construido en el desfiladero para facilitar el mantenimiento de la central hidroeléctrica construida en el embalse de El Chorro a principios de siglo XX. Durante décadas fue una vía de comunicación indispensable entre los habitantes de la zona.

- Las nuevas pasarelas de madera han sido construidas por encima del trazado original, así uno se puede hacer una idea de cómo era el antiguo Caminito y de su peligrosidad.

- El puente colgante de más de 30 metros de longitud y 105 de altura sobre el Guadalorce.



Todas la fotos que aparecen en esta entrada del blog, y algunas más, a mayor resolución y tamaño, podéis verla EN ESTE ENLACE

Y aquí tenéis el enlace a la web oficiial de "Caminito del Rey".


 Entrada para el "Camino del Rey"

Billete de bus para ir desde la salida/final del "Caminito del Rey" al punto de inicio del "Caminito" o en nuestro caso, para llegar al Camping de Ardales...

0 comentarios:

Publicar un comentario