Las andanzas de un lobo estepario extremeño.

Aquí mis batallitas sobre cicloturismo, senderismo, montaña, viajes, naturaleza, música, teatro, ...

"Viajar en bici es hacer más grande el Mundo. Es aprender lo esencial de la vida. Es vivir el presente sobre todas las cosas. El placer del cicloturismo está mucho más en el camino que en el destino, son los medios los que justifican el fin. Durante días, semanas o meses, no necesitas más que lo que llevas a cuestas
" (del artículo: "Con la casa a cuestas", revista: Bike Rutas, Nº 4, 1999)

viernes, 4 de noviembre de 2016

Campaña 2016 del "Aguilucho cenizo" (Circus pygargus), en la zona de "La Serena y Vegas Altas".

Terminada la campaña de este año en relación al Aguilucho cenizo (Cyrcus pigargus), podemos estar contentos por los buenos resultados obtenidos después de unos años con datos que estaban por debajo de la 'tasa de reposición', y que de seguir en esa línea negativa podría hacer caer en el desánimo a ese gran grupo de voluntarios que trabaja en estas campañas, aprovechando el tiempo libre que les queda después de sus trabajos particulares, o en los fines de semana, o incluso utilizando algunos parte de sus vacaciones para ayudar en este proyecto, o quitándose tiempo de estar con sus familias en favor de la causa, por no hablar de los largos desplazamientos para algunos o del esfuerzo que realizan en esas largas y calurosas tardes de mayo, junio y julio (en este último mes con la retirada de los cercados), esas largas horas de espera bajo un sol de justicia intentando localizar nidos, o controlarlos, o colocando y quitando cercados, estando atentos a los posibles problemas con los agricultores o en la época de cosecha, controlando que no se lleven ningún nido por delante de los marcados.... A todos ellos desde aquí, darles las gracias por esta labor desinteresada y decirles que ha sido un placer trabajar con ellos y colaborar en lo que uno buenamente haya podido.

Resultados según el GEA (Grupo Exgremeño de Aguiluchos) de campañas anteriores, publicados en el último Congreso Ibérico de Aguiluchos.


Resultados comparativos de las diferentes campañas desde 2011 en la zona de la Serena y "Vegas Altas" (concretamente los términos de Don Benito, Villanueva y Mengabril):


Desglose de la campaña 2016 por colonias y localidades dentro del ámbito de la Serena y Vegas Altas:

 [Nota: Se puede hacer clic sobre las imágenes para ampliarlas]


Son varios los factores que han ido provocando durante los últimos años una disminución en la población de esta especie, desde la mala climatología que implica menos comida para los aguiluchos y una cobertura menor de la siembra que les ayude a estar más a salvo de los predadores, a una mecanización del campo que junto con el factor climatológico parece que provoca que cada vez se coseche antes, lo que implica que los pollos que aún no puedan volar puedan morir bajo cosechadoras o empacadoras; de ahí la importancia de este gran grupo de voluntarios cuyo propósito principal es localizar y marcar los nidos como primer paso, para que estos sean visibles a las cosechadoras y nos se los lleven por delante, pero también hay que hablar con los agricultores y cosechadores, para que sepan que en una determinada finca existen nidos marcados, que es una especie protegida, y de las penas de multa que implica hacer caso omiso, aunque por suerte, parece que últimamente hay más colaboración y comprensión por parte de este gremio, e incluso ayudan en ocasiones, ya que hay casos en los que a la hora de cosechar si ven algún nido no marcado dejan un rodal y nos avisan de ello para que procedamos a su control (recordar que la Junta de Extremadura puede enviar una carta con anterioridad a la época de cosecha, para alertar a los propietarios de las fincas donde es posible que haya nidos de esta especie protegida y de las multas que conllevan la destrucción de dichos nidos, así como el pago de una cantidad por parte de la Junta, por cada rodal o cercado que rodee al nido y se deje sin cosechar, como contraprestación por el cereal que se deje).



Estos son algunos ejemplos de nidos con pollos de diferentes edades que nos hemos ido encontrado durante esa campaña...

Pero sin duda, en la zona de la comarca de la Serena y alrededores, otro de los graves problemas que estábamos teniendo era la gran predación que tenían los nidos, y en particular el año pasado, y es que parece que el método de dejar sólo el rodal, sin más, no estaba siendo efectivo. Ya sabemos que lo mejor para la conservación de esta especie es retrasar la época de cosecha, pero cuando no puede ser, al menos hay que dejar un rodal alrededor del nido, pero en algunas zonas este rodal en medio de una llanura cosechada, parece que provoca más el efecto llamada de determinados depredadores que ayudar a la protección de los huevos/pollos. Es éste el motivo por el que se comenzó a probar otras técnicas para luchar contra esta gran predación, como la protección del nido con un cercado alrededor (aunque puede haber cercados más sofisticados, uno básico se puede hacer con cuatro o seis varillas de hierro que sirven de soporte para rodear el nido con tela metálica, formando una especie de cuadrado de 2x2 metros aproximadamente y 1,5 metros de alto) , con el fin de proteger los pollos y huevos de los nidos, de los zorros, meloncillos, reptiles, cigüeñas, etc...


Compañeros de ANSER realizando cercados antes de entrar en los nidos, con el fin de estar el menos tiempo posible en ellos y provocar el menor impacto posible.

Se ha observado una mayor productividad (pollos volados por nido)  en los nidos con cercados, pero esto también implica un mayor impacto, ya que hay que entrar al menos otra vez en el nido para colocarlo (a la hora de quitarlo no habría problemas puesto que los pollos ya habrían volado), y estar un cierto tiempo para colocarlo, que se intenta sea lo menos posible llevando los cercados previamente hechos, entre dos personas, de forma que se ponga alrededor del nido y sólo haya que clavar las varillas de hiero o las picas... Esto también implica un mayor esfuerzo para los voluntarios implicados, ya que en ocasiones hay que recorrer distancias grandes cargando con dichos cercados, por no hablar que una vez que los pollos hayan volado, en el mes de julio, con las tórridas temperaturas que hemos tenido este año, haya que volver a ir para retirarlos... pero todo sea por la causa....


Este es un tipo de cercado "prefabricado", queda mucho mejor y es más estable, pero por contra es mucho más pesado y más difícil de manejar, y también es más complicado de transportar (tiene que ser en la baca o en algún carro) por lo que su uso es más apropiado para nidos que estén relativamente cerca de caminos. Estos son los cercados que están usados nuestros compañeros en Cataluña y para esta campaña concretamente, han donado algunos tanto a ANSER como a AMUS, para probarlos y ver que tal nos va con ellos.


La compañera Yasmina, inspeccionando un rodal que dejó un cosechero al ver un nido con pollos que no estaba marcado, llamándonos éste con posterioridad para que tomáramos nota sobre él. Éste es uno de los casos de colaboración entre agricultores-cosechadores y los voluntarios que trabajan en la campaña del Aguilucho cenizo.

Pero además de colocar cercados, y para intentar reducir aún más el impacto de la predación, el año pasado se estuvo probando con diferentes tipos de repelentes que se aplicaban alrededores de los cercados, como aguarrás, repelente para gatos, u otras sustancias, pero en mi opinión, el problema que tienen es que son líquidas y con las temperaturas extremas de nuestra zona no creo que sus efectos duren mucho tiempo antes que se volatilicen. 

A raíz de la puesta en común de los diferentes métodos y experiencias utilizadas en las distintas comunidades autónomas, dentro del Congreso Ibérico de Aguiluchos que tuvo lugar en noviembre del año pasado en Segovia, según los resultados obtenidos por los compañeros de Cataluña después de probar con diferentes métodos, incluido los ultrasonidos para ahuyentar a los predadores, parece que el uso de bolas o pastillas de naftalina dentro de pequeñas botellas de plástico había tenido bastante éxito, así que en la campaña de este año, además de triplicar o más el número de cercados colocados (se han llegado a colocar 73), en cada uno de ellos se han colocado cuatro botellas pequeñas de plástico en las que se hacían pequeños agujeros y se introducian varias pastillas de naftalina, colgándose en la parte superior de las varillas o picas de hierro de cada una de las esquinas del cercado. Las pastillas de naftalina, al estar metidas dentro de las botellas de plástico, no se diluyen con el agua de alguna posible tormenta, ni se volatilizan tan rápido con el calor, aguantando bien la campaña, o sea, desde que se pone el cercado hasta que se retira.

La compañera Natalia colocando las botellas con las pastillas de naftalina en cada una de las  varillas de hierro del cercado.

Además, este año hemos colocado también junto a los cercados, un folio plastificado y cogido con bridas a la malla, donde se comunica a cualquier curioso que se acerque, que está ante un nido de Aguilucho cenizo (Circus pygargus), controlado por la Dirección General de Medio Ambiente de la Junta de Extremadura y la ley que así lo recoge, con el fin de "ahuyentar" también a otro tipo de "predadores", como son los de dos patas...

Este es el cartel que hemos empezado a colocar este año en el cercado de cada nido para "ahuyentar" a los curiosos, o lo que es lo mismo, a los "predadores" de dos patas...
Compañeros de ANSER terminando de colocar un cercado (en ese caso de los prefrabricados), con el cartel correspondiente...

La unión de diferentes hechos, como son: la colocación de muchos más cercados (el triple o más) con respecto al año pasado, la utilización del repelente en forma de pastillas de naftalinas, y sobre todo, una primavera con un final de abril y un inicio de mayo con precipitaciones y temperaturas más suaves, que han redundado en un retraso de la cosecha por un lado (lo que da más tiempo para que los pollos se desarrollen y puedan volar), una mayor cobertura del cereal por otro lado que les da más protección, y por último, una mayor cantidad de alimentos para los aguiluchos en forma de saltamontes sobre todo y pequeños roedores, que han hecho que tengan un menú diario asegurado, todo como he dicho, ha contribuido a que este año haya sido muy bueno en relación a pollos volados por nido (la mejor productividad de los últimos cinco años), superior a la tasa de reposición, lo que contribuirá, al menos eso esperamos (porque otra cosa es lo que pueda pasar durante la migración o durante su estancia en África), a que el próximo año podamos ver un mayor número de aguiluchos cenizos, y deseando que se sigan dando las condiciones adecuadas en los próximos años para que siga siendo así.

Nos podríamos preguntar por qué no se pone cercado en todos los nidos, si aparentemente conllevan un mejor resultado, y la respuesta está en lo que comenta Manuel Calderón (coordinador de esta zona de trabajo), en el análisis de esta campaña: "El hecho de no haber protegido todos los nidos con cercado es porque sólo se han colocado en aquellos que tenían los pollos nacidos, debido al conocimiento que se tiene del alto grado de abandono del nido al ser instalado el cercado durante la incubación, o sea, antes que nazcan los pollos. Esta es la causa por la que en algunos de estos nidos donde no se instaló el cercado (porque tenían huevos), se haya producido la predacción de estos".

Lo que queda por ver es si el tema de los cercados y el uso de pastillas de naftalinas en campañas venideras, contribuye a que siga habiendo una menor predación, ya que los datos de una sola campaña no son suficientes como para tener esta certeza.

Al margen de esto, comentar que durante la campaña también nos topamos con imágenes negativas, o desagradables, no sólo por ver pollos muertos por circunstancias naturales como altas temperaturas, desnutrición, etc... o por predacción, o por atropello de cosechadoras, sino también por imágenes como las que se muestran a continuación, de pollos enfermos, creemos que por  "Tricomoniasis" (estos pollos fueros enviados a AMUS para ver si podían recuperarlos, pero finalmente y por desgracia, tuvieron que sacrificarlos por el estado avanzado de la enfermedad).




Como apartado negativo a resaltar, para que se tome más conciencia y se establezcan las sanciones y penas que conlleva la ley sobre especies protegidas, es el PUNTO NEGRO de nuestra zona, concretamente en el término municipal de "La Coronoda", donde y citando de nuevo al coordinador de zona, Manuel Calderón: "se han recogido muestras de pollos muertos en los últimos años para su análisis toxicológico, así como de posibles traumatismos por acciones humanas; es preciso insistir en el hecho de que en esta colonia se han dado casos de envenenamiento en años anteriores, robo de pollos y muertes extrañas de estos, habiendo sido denunciado todos los casos y no teniéndose constancia de que la Dirección General de Medio Ambiente haya tomado ninguna medida al respecto, pues no se han producido sanciones y el coto sigue abierto...".

0 comentarios:

Publicar un comentario