Las andanzas de un lobo estepario extremeño.

Aquí mis batallitas sobre cicloturismo, senderismo, montaña, viajes, naturaleza, música, teatro, ...

"Viajar en bici es hacer más grande el Mundo. Es aprender lo esencial de la vida. Es vivir el presente sobre todas las cosas. El placer del cicloturismo está mucho más en el camino que en el destino, son los medios los que justifican el fin. Durante días, semanas o meses, no necesitas más que lo que llevas a cuestas
" (del artículo: "Con la casa a cuestas", revista: Bike Rutas, Nº 4, 1999)

domingo, 1 de diciembre de 2013

Senderismo por Extremadura: Monesterio - Sierra de Aguafría - Castillo - Camping

  Hoy tocaba una rutita por Monesterio, una zona en la que he estado en bastantes ocasiones, tanto en mi época en la que practicaba el mountain bike con mi grupo de Sevilla, los "Toros Bikers", como haciendo senderismo o simple y llanamente de turismo. En esta ocasión no íbamos a subir al Monasterio de Tentudía, sino que la ruta sería una subida suave hasta la sierra de Aguafría, con visita al "castillito" y la bajada correspondiente, pero en lugar de regresar por una ruta circular al mismo sitio, nosotros iríamos hasta el camping de Monesterio, que sería el punto y final de nuestra ruta, y la razón de hacer esta ruta lineal es porque hoy compartíamos recorrido con la asociación senderista de Monesterio, y al final de la caminata tenían preparado una garbanzada en plan comida de convivencia, así que el día prometía...

El perfil de esta ruta.

  Como es habitual, quedada en el bar Soga de Llerena, para tomar café y repartirnos en los coches, ya que hoy, debido a la corta distancia con respecto al inicio de la ruta, no había autobús.

  En Monesterio quedamos donde lo hemos hecho en otras ocasiones, o sea, junto a la ermita de Nuestra Señora de Tentudía (que no es lo miso que el célebre Monasterio de Tentudía), situada prácticamente a la salida del pueblo, junto al colegio de la localidad. Al principio estábamos pocos, colocándonos al sol para calentarnos en esta fría mañana, mientras esperábamos a que algunos de nuestros compañeros llevaran los coches hasta el camping, puesto que como he dicho, la ruta iba a ser lineal, con lo que tendríamos que tener los coches en el inicio y final de la ruta.

  Poco a poco, fueron acudiendo más senderistas y llegando a su vez, el personal que había ido a llevar los coches al camping. Finalmente emprendimos la ruta, con Pablo como cabeza visible del personal de Monasterio, el cual se había encargado de señalizar la ruta, y es que, aunque la ruta en sí está señalizada, nosotros íbamos a hacer una variante en la bajada, al margen de que también se encargó de señalizar algunos puntos conflictivos que no estabán señalizados dentro del recorrido PR de esta ruta.

Señalización oficial de la ruta de pequeño recorrido (PR)

  El inicio de la ruta es por pista ancha durante poco más de un kilómetro, hasta dejar atrás el pueblo, y dejar también a la derecha, el camino que sube hacia el Monasterio de Tentudía, y que en tantas ocasiones hemos bajado en bici. Este es un pequeño tramo insulso, hasta que llegamos al siguiente desvío, donde en lugar de seguir por la pista ancha, cogemos a la izquierda un camino, que pronto y el ligera subdia, comenzará a acercarnos a la cresta de la sierra de Aguafría.

  Vamos ganando altura poco a poco, en parte gracias a un corto pero fuerte repecho, a la sombra de los pinos, que hace resoplar a más de uno, pero pronto la subida se suaviza y comienza un tramo muy bonito, adentrándonos en un bosque de robles y pinos, transitando por una senda estrecha, de la que obligan a ir en fila de uno, bajo un manto de hojarasca de tonos ocres, marrones, burdeos, que crujen bajo nuestras pisadas en el silencio de esta mañana pletórica en cuanto a la meteorología se refiere. De vez en cuando, en los claros que nos deja este bosque de pinos y robles, podemos ver las vistas que nos rodean, con la localidad de Monesterio que va quedando cada vez más lejos y más abajo.


  Este tramo desemboca en un camino amplio que cogemos a la izquierda, para seguir por él en medio de un espeso manto de pinos, hasta que llegamos a un desvío, donde en lugar de seguir por este camino en perfecto estado y en bajada, giramos a la derecha para subir al castillo-mirador, aunque después tendremos que regregas por el mismo camino hasta este punto y seguir en bajada.

  Llegamos al "Alto del Castillo", a 1.007 metros de altura, a la zona donde está el "castillo" que no es más que un torreón, que hace las funciones de mirador, situado en un bonito lugar, una explanada verde con buenas vistas que resulta el lugar ideal para realizar un descanso y esperar al reagrupamiento del grupo, integrado por unas cuenta personas en total, mientras se ameniza la espera con un pequeño piscolabis.

"Alto del Castillo", a 1.007 m., con el torreón-mirandor en el centro.

  Las vistas en 360 grados desde el torreón, que creo que sirvio también como torreta de ICONA, son magníficas, con Monesterio (775 m.) al fondo, a los pies de la sierra que hemos subido, cubierta de pinos. A la izquierda se ve, a una altura algo superior, otra torreta de ICONA, en plena cresta de la sierra de Aguafría, a 1.079 metros, mientras que más al fondo y ligeneramente algo más a la izquierda, se encuentra e Monasterio de Tentudía (a 1.108 m).

Vistas desde el mirador, con Monesterio a la derecha, la sierra de Aguafría en el centro, y a la izquierda de esta, Tentudía, donde se encuentra el célebre monasterio.

El "lobo estepario" en el mirador del torreón en el alto del castillo, con la localidad de Monesterio al fondo, a la izquierda.

  Terminado este descanso y tras la contemplación de estas maravillosas vistas, regresamos por el mismo camino hasta donde tomamos el desvío para la subida, y a partir de aquí continuamos bajando en parte por tramos de camnino en perfecto estado, en parte por sendas cubiertas de hojarasca, y contemplando en ocasiones los bonitos juegos de luces al intentar colarse los rayos de sol entre las ramas de robles cubiertasde hojas que adquieren tonalidades ocres y doradas ahora.

 Luces y colores es lo que pudimos ver durante gran parte del recorrido.


  Al final haríamos en torno a los 16 km, en una bonita ruta, bien señalizada, sobre todo en la última parte, para llegar al camping, por Pablo, que se quedó de "Escoba", de cierre de grupo.

Javier y Rafa en un tramo del recorrido.

  En el camping, unas cervezas previas a la garbanzada, mientras esperábamos a que terminara de llegar todo el grupo, después de un buen día de senderismo y de una bonita ruta con un agradable paseo, con subidas, bajadas, bosques de pinos y robles, excelentes vistas desde el Alto del Castillo y una muy buena compañía.

  La garbanzada fue de lujo, así que las gracias a Pablo y a todos los miembros de la asociación de Monasterio, por este día de ruta y por esta comida de convivencia.

  Os dejo aquí un pequeño vídeo de la ruta, para el que esté interesado:





1 comentario:

  1. .Muy bonita la ruta,mezclados los colores Otoñales con el Verde.Un saludo.

    ResponderEliminar