Las andanzas de un lobo estepario extremeño.

Aquí mis batallitas sobre cicloturismo, senderismo, montaña, viajes, naturaleza, música, teatro, ...

"Viajar en bici es hacer más grande el Mundo. Es aprender lo esencial de la vida. Es vivir el presente sobre todas las cosas. El placer del cicloturismo está mucho más en el camino que en el destino, son los medios los que justifican el fin. Durante días, semanas o meses, no necesitas más que lo que llevas a cuestas
" (del artículo: "Con la casa a cuestas", revista: Bike Rutas, Nº 4, 1999)

miércoles, 22 de agosto de 2012

La Ruta del Danubio en Bici: Rumania, y por fin el Mar Negro.

  Después de abandonar Serbia y adentrarnos en Rumania, en este último país, exceptuando el primer día y el último, en lo referente al viaje hasta el mar Negro, hasta Constanza, la verdad es que el resto de días han sido monótonos en cuanto al recorrido, con zonas llanas y monocultivo de maiz o girasol, con carreteras en pésimo estado, sobre todo en la primera mitad del recorrido por Rumania (y han sido cerca de 900 km, prácticamente la mitad de nuestro recorrido total), y tan sólo los chiquillos al paso por pueblecitos y aldeas que se acercan para que choques las manos con las suyas,  tomándoselo ellos como una atracción de feria, la única novedad que tienen por aquí, ver pasar a algunos cicloturistas, cada vez más por este segundo tramo de la Ruta del Danubio; y no sólo son los chiquillos, también la gente que esta en el campo recolectando maiz (que ya tiene bastante con el duro trabajo que tienen), o que pasa con los carros de mulas, o los abuelos que están sentados en los bancos por las calles al caer la tarde, nos saludan y nosotros respondemos gustosamente. Pero del resto, la verdad es que al margen de ver el tipo de vida que llevan en estas aldeas y pueblos, anclados en el pasado, sin ningún tipo de maquinaria, recolectando el girasol o el maiz de forma manual por las mañanas, y por las tardes reuniéndose en las entradas de las casas toda la familia para extraer las pipas de girasol, a base de pegar porrazos contra el suelo y que salgan éstas, o también limpiando el maiz antes de encerrarlo dentro; y toda esta forma de vida, todo este trabajo tan esclavizado, contrasta cuando de tarde en tarde vemos una máquina en pleno campo 'escupiendo' un chorro inmenso de pipas de girasol sobre un remolque de un tractor, y uno piensa que en una sola hora esto hace el trabajo de todo el pueblo en un mes...

  Como digo, del paso por Rumania hasta Constanza, por todo el sur del país, frontera con Bulgaria, con paisaje en general totalmente llano, firme completamente bacheado en el que algunas veces hubiera sido mejor ir por pistas, solo me quedaría con el primer y el último dia (en el recorrido hasta el mar Negro).

Pedaleando por pistas de tierras entre zonas arboladas, en el primer tramo por Rumania.

El primer día por muchas razones: el paisaje fue diferente, con mucha arboleda, con tramos de sube y baja nada aburridos, el primer contacto con la Rumania profunda y rural, ver los carros arrastrados por mulas, cargados de maiz, de hierbas, de leña, algunos en los que van dos abuelitas con su pañuelo en la cabeza y con rostros que reflejan el paso de una dura vida, de 'penaeros y sacrificios', abuelitas pequeñas de estatura que apenas se ven entre un carro cargado hasta los topes; porque el principio del recorrido fue paralelo al Danubio en un mañana fresca y agradable, y después por tramos más del interior, con zonas de 'asfalto' y con zonas de pistas que conectan unos pueblos o aldeas con otros; también fue nuestro primer contacto con un sin fin de pozos que nos vamos encontrando por los pueblos, viendo como las abuelas van con sus cubos para sacar el agua y nos dicen cómo tenemos que manejar las poleas para sacar agua para beber, como si hubiera que hacer un máster para ello, pero nosotros nos dejamos llevar, hacemos como que somos unos palurdos y  las abuelitas comienzan con su retaila en rumano explicándonos el funcionamiento, y por supuesto, no entendemos nada de nada, pero estamos gustosos del cariño y la atención que ponen (muchos pozos por las calles de las aldeas y pueblos y también dentro de las casas o el espacio de cada casa, entre otras cosas porque no hay agua corriente), porque fue el primer día con la Rumania profunda y rural, de ver el modo de vida mas parecido a nuestro país hace 50 años que a un país del siglo XXI, europeo y que además forma parte de la Unión Europea; no hay tractores, ni cosechadoras, aunque en otras zonas ya se empiezan a ver, en esta zona sur;  las carreteras, caminos y pistas están principalmente transitadas por carros tirados por mulas, algo que contrasta en los sitios más grandes que son cabeceras de provincia, donde a pesar de que las carreteras siguen siendo igual de malas y penosas, se ven buenos coches, aunque con matrícula extrajera: de España, Francia o Italia principalmente, ya que son rumanos que trabajan o han trabajado allí y ahora están de vacaciones o se les acabó el trabajo y ahora están aquí, y parece que disfrutan pavoneándose con sus carros...

Una abuelita enseñando a Iñaqui el método para extraer el agua del pozo...

Los carros cargados hasta los topes y tirados por mulas serían la tónica dominante durante más de la mitad del recorrido por Rumania.

  Por otro lado, el último día, hasta llegar el mar negro, el tramo de 100 km entre Silistra (Bulgaria) y unos 40 km antes de llegar a Constanza, también es entretenido, con bastantes sube y baja, en lo que es el tramo más exigente físicamente de todo el recorrido, pero pasando por algunas zonas de bosques, o por carretera con hileras de árboles a ambos lados, con zonas de viñedos y árboles frutales,  con el Danubio a nuestra izquierda durante mucho tramo, con muchos monasterios ortodosos por toda esta zona (así que algo debe de tener esta zona cuando se han instalados tantos monasterios por aquí), con carretera con tramos de adoquines, sobre todo a la entrada y salida de los pueblos, o en el recorrido por ellos, y en general por una zona tranquila y agradable, con lagos y bosques, aunque los últimos 40 km se rompe la armonía, y al sol y el viento se le unen el maldito tráfico por carrtera estrecha y sin arcén, que pronostican la proximidad de una urbe grande, además de turistica, por aquello de las playas de mar Negro; y es que la llegada al centro de Constanza, una especie de Marbella a la española (salvando las diferencias) se hace pesada por el tráfico, por el viento en contra y por los km a recorrer dentro de esta ciudad hasta que por fin encontramos alojamiento en un hotel de ***, a espalda del cual estaban algunas playas (40 euros la habitacion doble, o sea, 20 euros por cabeza), asi que subir los trastos y directos al baño en el Mar Negro, antes de que se fuera el sol (aquí a las 20 horas es de noche, y eso que es una hora mas que en España) como recompensa a nuestro primer objetivo, llegar al Mar Negro.

  El resto del tramo de Rumania, por la parte sur, ha sido todo muy similar, monótono y aburrido, con paisajes llanos, sin apenas arboledas, lejos del Danubio (los pueblos en estas zonas llanas se hacen más al interior para que en las crecidas del río no queden anegados), viendo la rutina del día a día de estas aldeas rurales y profundas y donde las únicas incógnitas eran ver donde pondriamos encontrar un sitio apropiado para acampar o donde podriamos tomar un baño o donde encontrar un pozo para una improvisada ducha...

Improvisando una ducha en un pozo, al término de una jornada de mucha calor...

 Un lugar apropiado para la acampada libre...


  Os dejo un pequeño vídeo del tramo inicial de pedaleo por Rumanía...


2 comentarios:

  1. Hola buenos días,

    este verano me gustaría hacer el Danubio en bici y encuentro muy poco del tramo desde Budapest hasta Constanza y por eso os escribo para saber cómo o de dónde obtuvisteis info para ello o si os fuisteis a la aventura al 100%.


    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda la información está colgada en este blog. La Información de partida poco, la verdad, tan solo la guía de editorial Esterbauer, la típica, salvo que para el primer tramo es muy extensa y dividida en tres o cuatro guías y para este tramo en concreto que tu dices sólo hay una para el recorrido para los cuatro países, y además del 2008, algo desactualizada, al menos en su versión en inglés porque en alemán si está actualizada. Mira en este blog en el menú, en la pestaña de Guia de Viajes Cicloturistas y lee el apartado de "Rutómetro de referencia Budapest-Mar Negro [2012]", ahí está la referencia a la guía, el rutómetro que estuvimos siguiendo, creado a partir de la guía y poco mas, pero si quieres ver como nos fue el viaje en general, tiene el diario de la ruta completa, detallado, en el menú de arriba, en la pestaña: "Crónicas dese mis sillín", busca "Diario de la ruta cicloturista: "El Danubio en Bici", a lo largo del segundo tramo: de Budapest (Hungria) al Mar Negro (Rumania)", es la primera que te sale, y puedes descargártelo en PDF o verlo por encima en formato libro electrónico: epub. Espero que te pueda servir de ayuda. Un saludo.

      Eliminar