Las andanzas de un lobo estepario extremeño.

Aquí mis batallitas sobre cicloturismo, senderismo, montaña, viajes, naturaleza, música, teatro, ...

"Viajar en bici es hacer más grande el Mundo. Es aprender lo esencial de la vida. Es vivir el presente sobre todas las cosas. El placer del cicloturismo está mucho más en el camino que en el destino, son los medios los que justifican el fin. Durante días, semanas o meses, no necesitas más que lo que llevas a cuestas
" (del artículo: "Con la casa a cuestas", revista: Bike Rutas, Nº 4, 1999)

martes, 7 de agosto de 2012

La Ruta del Danubio en Bici: ¡Good By Hungria!, ¡Hello Croacia!.

Pues eso, que como dice el título de esta entrada, hoy hemos abandonado Hungria y hemos entrado en Croacia. Escribo esta entrada desde un albergue en Osijet, una ciudad muy chula, a mi al menos me ha gustado lo que he visto.

Hemos seguido el curso del Danubio (Duna) desde Budapest, utilizando carriles bici, pistas ciclables, caminos, pistas y muy poca carretera con tráfico. El paisaje en general es el de una gran llanura, con pocos sitios que te sorprendan, aunque han habido algunos tramos muy interesantes, bonitos y agradables de recorrer. Lo peor han sido las altas temperaturas y la humedad; hoy nos han dicho que ayer hizo 41 grados así que para as 12:30 del mediodía estábamos fundidos; lo mejor, que nos lo estamos tomando con filosofía, y así, no dejamos una zona de baño sin visitar. Ayer después de hacer una compra prácticamente a base de frutas y zumos, que es lo que pedía el cuerpo, buscando un parque para comer y echar la siesta, dimos con una zona de playas en el Danubio, y allí estuvimos dando cuenta de una sandía fresca que pillamos en el super y del resto de la fruta, junto a las cervezas de rigor, a la sombra de un sauce, entre chapuzón y chapuzón, que más bien parecemos garbanzos en remojo...  pero eso si, al final del día cumplimos con los kilómetros estipulados, aunque vamos sin ton ni son, cada día nos proponemos la meta y la búsqueda de alojamiento, porque llevamos ya varios días de acampada libre.

 Ráckeve (Hungría), a la puesta de sol desde la zona de baño donde también hicimos acampada libre.

Baja (Hungría), buscando la sombra y la zona de baños en las horas centrales del día mientras damos buena cuenta de una sandía...

Ayer buscamos un sitio perfecto, después de ver el camping cerrado. Tras el correspondiente baño después de montar la tienda, nos fuimos andando hacia un bar a por las cervezas, es el que está justo donde se coge el ferry para pasar a la otra orilla, a Mohács, y resultó que ya estaba cerrado, porque sólo abre en los horarios que funciona el ferry (mañana lo tendremos que coger a primera hora para cruzar a la otra orilla). Pero independientemente de esto, lo cierto es que a las 5:30 de la mañana ya ha amanecido completamente, y a las 20 horas ya es prácticamente de noche, y tiendas y bares suelen cerrar pronto, sobre todo en pueblos, porque la ciudad es otra cosa.

Acampada libre. En la otra orilla, al fondo, Mohács, a donde llegaremos al día siguiente cogiendo el ferry.

Mohács bajo la puesta de sol, vista desde la otra orilla del río, donde hicimos acampada libre.

Al entrar en Croacia hemos pasado por pueblos eminentemente rurales, algunos con las huellas el paso de la guerra, con edificios abandonados; zonas con carteles de aviso por peligro de minas como parte residual de la guerra civil, y sobre todo hemos cogido una alternativa de unos 35 km atravesando un parque natural por pistas, sin rastros de pueblos, pero donde hemos conocido a un tipo curioso, a un tal Jurov, que amablemente nos ha invitado a su casa y sin decir ni media palabra nos ha sacado una botella de cerveza de dos litros fresquita, fresquita... podéis imaginaros cual debería ser nuestro estado, y eso que hoy la temperatura es mucho mas suave, con viento del norte, más fresco y por suerte nos viene de cola (los dos últimos días hemos pedaleado con viento en contra) y además íbamos provistos de agua sabiendo que en este tramo de 50 km por el parque natural, no íbamos a pasar por sitios donde pudiéramos surtirnos.

Vúkovar (Croacia), un testimonio del paso de la guerra civil que se vivió en los 90. En la imagen, la torre del depósito de la localidad, bombardeada para dejar a la ciudad sin agua.

Cartel que avisa del peligro de salirse de la ruta marcada por peligro de zonas minadas...

Bueno pues allí estaba el amigo Jurov, de madre húngara, padre serbio y él que es croata, ¡vaya gazpacho!. Vive sólo en este parque natural, cerca de un ecocentro que está inutilizado. Vivía en Osijet, desde donde escribo esta entrada, pero se retiró a este sitio en plena naturaleza, dice que no necesita nada más, que tiene una pequeña paga de 150 euros, porque esta malo del corazón (pero fuma como un carretero), y con eso vive de sobra: 50 euros para para pagar la luz, 10 euros de gasoil para una pequeña moto con la que se desplaza al río para pescar, y el resto para comer, para tabaco y para cervezas. Nos dice que igual que ahora se pueden alcanzar los 40 grados, en invierno se puede llegar a 30 grados bajo cero, pero que eso a él le viene mejor, y que aun así sale a pescar,  que es su afición-devoción. Nos dice que cuando ve pasar a un cicloturista lo invita a tomar algo, o incluso a quedarse allí para acampar, si quieren, en parcela que tiene con césped, o para que puedan cocinar prestándole todo tipo de utensilios. Está completamente enamorado de esta zona, y feliz de vivir aquí, se le llena el alma cuando habla de la vida natural y salvaje, y la verdad es que podemos dar fe de ello porque hemos vistos jabalines bañándose por el río o canales del río, o lagunas, y muchas aves, incluidas rapaces vistas desde muy cerca. Su lema que recalca mucho es: !menos es más!, o dicho de otra forma, no necesita de cosas inútiles para ser feliz, le basta con lo poco que tiene y no quiere o no necesita más.

Intentamos pagarle los dos litros de cerveza que nos bebimos, pero casi se enfada con nosotros. Conoce de sobra el recorrido que tenemos que hacer y nos los explica perfectamente, porque con respecto a la guía que llevamos (algo desfasada), hay algunas novedades, e incluso por aquí no deberíamos haber pasado según la guía, pero tomamos este desvío después de ver unos carteles indicativos de la ruta que estamos haciendo.

Por suerte, el tramo que nos restaba era un recorrido idílico, entre sombras de los árboles alrededor de la carretera, aunque no estábamos seguros de si iríamos haciendo eses por la carretera después de los dos litros de cerveza que nos 'trincamos' a palo seco...

Un poco mas adelante enganchamos con el alemán con el que estuvimos un buen rato pedaleando ayer por la tarde, hasta que lo acabamos fundiendo cuando empezamos a acelerar el ritmo bajo unas tórridas temperaturas, pero hoy íbamos mas relajados, y hasta se unió a nosotros a la hora de darnos un baño en una zona que vimos a unos 15 km antes de acabar la etapa.

Un bañito antes de finalizar la etapa en Osijek, en el río Drava.

Hoy también, al igual que estos días, nos hemos encontrado con más cicloturistas. En un pueblo de Croacia donde paramos a cambiar dinero, aparecieron dos austriacos que hacían el mismo recorrido, pero a otro ritmo.

En fin, que de momento, todos los días estamos probando las aguas del Danubio, que en Hungria se llama Duna, y en Croacia Dunav, y donde os puedo confirmar que el mito de que el Danubio es azul, es una farsa, es más bien color chocolate una vez que estás dentro, pero la gente disfruta del río a tope, sobre todo porque en Hungría no tienen playa y para ellos el río es vida y es ocio, además de ser una tremenda arteria de comunicación para todo el país, y en lo que respecta a esta parte de Croacia, el Danubio les queda un poco lejos,  aunque hay pedaleamos cerca de otro río, el Drava.

 Pedaleando por un talud o dique, entre Tass y Dunavecse (Hungría).

 Introduciéndonos en el Parque Nacional del Danube-Drava (este tramo en concreto corresponde al Nemzeti Park).

Hoy hemos terminado en Osijek, a orillas del río Drava, la mayor ciudad y el centro cultural y económico de la región este de Eslavonia, y la cuarta mayor ciudad de Croacia con más de 115.000 habitantes. Un día también con mucho calor, al igual que ayer, y en donde empleamos más de una hora en buscar alojamiento, primero buscando en el centro la oficina de información y turismo (que estaba junto a la catedral), y después buscando esta zona histórica-céntrica, completamente restaurada, donde hemos encontrado el hostel que nos recomendaron en la oficina de información (creo que son once euros por noche, sin desayuno, y lo tenemos todo a nuestra disposición, puesto que hoy somos los únicos que nos alojamos en él) y una vez dado el paseo de rigor previa ducha y colada, ahora, después de cenar en la cocina del hostel y mientras escribo estas notas, sobre las 23:30, estoy completamente rendido, así que !ea!, hasta la próxima, que me voy a la cama...
 Catedral de Osijek (Croacia).

 Osijek (Croacia), acceso a la plaza de la Santa Trinidad, dentro de la ciudadela de Tvrđa, del siglo XVIII, con edificios de estilo barroco, y es un complejo urbano y militar único en el corazón de la ciudad, construidos bajo el imperio de los Habsburgo.

0 comentarios:

Publicar un comentario