Las andanzas de un lobo estepario extremeño.

Aquí mis batallitas sobre cicloturismo, senderismo, montaña, viajes, naturaleza, música, teatro, ...

"Viajar en bici es hacer más grande el Mundo. Es aprender lo esencial de la vida. Es vivir el presente sobre todas las cosas. El placer del cicloturismo está mucho más en el camino que en el destino, son los medios los que justifican el fin. Durante días, semanas o meses, no necesitas más que lo que llevas a cuestas
" (del artículo: "Con la casa a cuestas", revista: Bike Rutas, Nº 4, 1999)

domingo, 13 de noviembre de 2011

Otoño Mágico (II) - Ruta Senderista por los alrededores de Hervás.

  Para hoy estaba planificada otra ruta más corta, más descafeinada, más en plan paseo, con el objetivo de acabar temprano, recoger todo después de una ducha, y montar en el autobús para llegar a Plasencia para la hora de comer.

  La salida estaba prevista para las 8:30, al igual que ayer, salvo que en esta ocasión saldríamos desde la misma puerta del lugar donde nos alojábamos, no teníamos que perder tiempo en desplazamientos en bus. Como me había levantado temprano y tenía tiempo, aproveché junto a Enrique y Antonio, para acercarnos a la calle peatonal y desayunar, además de tomar una copita de "red bull", o sea, de anís, para ir entrando en calor y que las bisagras se fueran lubricando...

  De regreso, nos encontramos con bastante gente preparando sus bicis de montaña, y es que hoy había una carrera o marcha ciclista en mountain bike y aunque en un principio, Maria del Mar y otro de los chavales nuevos que venían a esta excursión con los ASTOLL, se habían planteado correr esta prueba, al final lo que hicieron fue traerse sus bicis de carretera y cambiar hoy las botas por la bici, y así, pronto se pusieron en marcha para hacer en bici el trayecto entre Hervás y Plasencia, donde los recogeríamos, subiendo nada más empezar, el puerto de Honduras.

  Llega la hora y nos ponernos en marcha, comenzamos a caminar. En principio la ruta era de unos 10 o 12 km, aunque por desgracia pronto descubriríamos que la primera parte de la ruta coincide con parte del trazado de la ruta que realizamos ayer, y en concreto con la mitad del recorrido entre Hervás y Gargantilla, así que por muy entretenido que sea, la verdad es que ya que estábamos aquí, hubiera preferido hacer otra ruta completamente diferente y conocer más cosas.

  Al igual que ayer, los primeros kilómetros transcurren por carretera, y después continua por camino rodeado de castaños hasta llegar a la Garganta de Andrés (que es como creo que se llama), y hasta aquí vamos viendo las señales que supongo irían colocando durante la tarde de ayer para señalizar el recorrido de la prueba de mountain bike que había hoy. En este punto hacemos una pequeña parada, y como es aquí donde empieza la subida ya conocida por el personal en la ruta de ayer, pues parte del grupo decide darse la media vuelta mientras la otra parte seguimos hacia delante.

  Al finalizar este tramo de subida que desemboca en una pista más ancha y que en el día de ayer cogimos a la derecha, en bajada, para llegar a Gargantilla, hacemos la típica parada de reagrupamiento, y después seguimos en sentido contrario al de ayer, y subiendo en lugar de bajando. A partir de aquí es donde, por decirlo de alguna manera, comienza la seguna parte de la ruta de hoy, el tramo que no conocíamos, y que sigue con la misma tónica, o sea, seguimos andando rodeados de un bosques de castaños, pero primero por pista y después por caminos.

  El tramo de subida termina al llegar a la carretera que sube desde Hervás al puerto de Honduras, por donde se accede al valle del Jerte. A partir de aquí todo es en bajada, primero por carretera y después por camino, hasta que finalmente acabamos llegando a la plaza de toros de Hervás, donde antes, no sé si ahora se sigue haciendo allí, se representaba en el mes de julio la obra de teatro de "Los Conversos", dirigida por Miguel Nieto, quien también dirige la obra de teatro de "El Alcalde de Zalamea", en el mes de agosto en mi pueblo.

  A partir de aquí podemos seguir bajando por carretera hasta Hervás y después callejeando llegar a la Platea, pero preguntamos a un lugareño y nos indicó un camino más corto para llegar allí. Este camino acaba desembocando justo al comienzo de la ruta, pasando de nuevo por debajo de la vía de tren abandonada, y llegando a la Platea por la calle desde donde salimos esta mañana.

  Finalizada la ruta, y después de la ducha y recoger todo, como aún quedaba algo de tiempo hasta la una del mediodía que es cuando teníamos que coger el bus, me fui con la familia Boceta a visitar el museo de la moto y el coche clásico. Tenía bastante curiosidad por ver este museo, y por desgracia, en otras ocasiones que he estado por aquí, no había tenido tiempo para acercarme a él.

Pongo una presentación con fotos de algunos de los ejemplares de coches, motos o sidecars que se pueden ver en dicho museo (para el que quiera ver estas fotos y otras más, que pinche aquí)


  Un paseito para llegar hasa el museo, porque está justo al otro lado del pueblo, detrás de la judería, cruzando el río por el puente de piedra, y subiendo una pequeña pendiente desde la que se tienen buenas vistas de esta localidad, aunque sin duda, es desde el propio mirador del museo desde donde se tienen una panorámicas inmejorables, tanto de Hervás como de todo el valle en general.




  Con el tiempo justo, llegamos para recoger el equipaje, montar en el bus y camino a Plasencia, donde estuvimos tomando unas cervezas y unas tapas por su Plaza Mayor, en pleno centro histórico, recordando que no hacía mucho estuve también por allí, comiendo con Alejandro, Patricia y Satur, el día antes de realizar la ruta de Carlos V.

  Para que la tade saliera redonda, faltaba el café y el típico dulce, y sobre las cuatro y media, nos encaminamos al lugar donde habíamos quedado para que nos recogiera el bus.

  Lo siguiente, o sea el viaje desde Plasencia a Llerena, y la hora extra que aún me quedaba a mi por recorrer, entre Llerena y Zalamena, lo peor del fin de semana, un tostón, lo más aburrido y más coñazo, y eso que el señor Ángel Boceta pone de su parte para hacer el trayecto más entretenido, más ameno, con sus dotes de showman.

  Y así termina otro buen fin de semana con la familia ASTOLL, bastante completito y entretenido.

1 comentario:

  1. Precioso. Hace unos 3 años tuvimos la oportunidad de conocer algunos de esos sitios y son una maravilla

    ResponderEliminar