Las andanzas de un lobo estepario extremeño.

Aquí mis batallitas sobre cicloturismo, senderismo, montaña, viajes, naturaleza, música, teatro, ...

"Viajar en bici es hacer más grande el Mundo. Es aprender lo esencial de la vida. Es vivir el presente sobre todas las cosas. El placer del cicloturismo está mucho más en el camino que en el destino, son los medios los que justifican el fin. Durante días, semanas o meses, no necesitas más que lo que llevas a cuestas
" (del artículo: "Con la casa a cuestas", revista: Bike Rutas, Nº 4, 1999)

sábado, 16 de julio de 2011

Concierto de ZZ TOP en el Festival de la Guitarra de Córdoba 2011


  Y llegó el día esperado, por fin el día del concierto de ZZ Top en el Festival de la Guitarra de Córdoba, aunque los planes que estuve haciendo prácticamente un mes antes no se pudieron llevar a cabo, ya que en un principio, cuando vi el cartel del Festival, y que Imelda May venía el viernes 15 y ZZ Top el sábado 16, pensé en irme a Córdoba el viernes por la tarde, después de trabajar, y quedarme a dormir en el albergue juvenil las noches del viernes y el sábado, y así poder ver los dos conciertos en directo, y de paso, hacer algo de turismo durante el sábado y la mañana del domingo. Un viaje y dos conciertos, "mataba dos pájaros de un tiro", y además, tenía una segunda oportunidad para poder ver a Imelda, ya que también estaba anunciada para abrir el WOMAD de este año en Cáceres, pero la semana antes la sustituyeron, así que me quedé con las ganas.


  Así que por un lado podría ver en directo, de cerca, sin aglomeraciones, a esa voz poderosa y rítmica de Imelda, y por otro lado, a una de las grandes bandas y leyendas del rock, sin tanto glamour, sin estar tan mediatizados, sin tener que montar un escenario portentoso para atraer la atención, sin formar un circo en cada espectáculo, pero poniendo su granito de arena en la historia del rock y manteniéndose fiel a su estilo, con el paso de los años y las décadas...

  Pero las cosas no siempre salen como uno quiere, unas veces por circunstancias relacionadas con uno mismo y otras por circunstancias ajenas, como en este caso, y es que de nuevo, Imelda May se cae del cartel, de buenas a primeras, justo cuando comienzan a poner las entradas a la venta, cuando me meto de nuevo en la web del festival, veo que ya no está, por mucho que miro y remiro no la veo, y tampoco ninguna noticia de a qué es debido.

  Por tanto, cambio de planes, ahora me iría el mismo sábado, aunque no sabía todavía si mi iría por la mañana yo sólo o si me iría por la tarde con Alfaro, mi jefe-compañero de trabajo, su mujer, y dos amigos suyos. Al final opté por irme con ellos, así que los cinco salimos de Castuera sobre las cinco y media.

  Ya en Córdoba, lo primero fue dejar los bolsos en el piso que la hija de Alfaro tiene alquilado allí, y que ahora, al estar de vacaciones los estudiantes, estaba libre, así que los cinco nos apalancamos allí.

  Lo siguiente, dar una vueltecita por el centro, con "tó la caló del mundo", así que rápidamente a sentarse en una terracita a tomar algo, para después encaminarnos a una de las avenidas donde Alfaro tenía anotado que había un cajero de Unicaja, y que era el que se encontraba más cercano de dónde estábamos. Allí deberíamos retirar las entradas que ya habíamos comprado por internet, pero sorpresa, Alfaro lo intenta primero, con dos tarjetas, y en ambas el cajero dice que no hay entradas disponibles para ninguna de esas tarjetas; me toca ahora a mi, y como tampoco me acordaba de con cual tarjeta la había comprado, pruebo con las dos, y el resultado es el mismo. ¡Joder, esto se pone feo!....

  Llamamos a un número de teléfono que teníamos anotado, y nos confirman que las entradas están compradas por nosotros, que puede que sea algún problema del cajero, pero que en cualquier caso, hasta una hora antes, creo, podíamos recogerla en las taquillas del teatro de la axerquía, donde se celebraba el concierto, así que no nos entretenemos más, cogemos el coche y nos vamos hacia el teatro, aunque previamente tuvimos que dar un buen rodeo para llegar a él, puesto que en la dirección que teníamos trazada para que nos condujera hacia el teatro el famoso 'tomtom', una de las calles estaba completamente cortada, así que tocó dar un buen rodeo.

  Llegamos al teatro, ya se ve gente a la entrada del recinto, litrona en mano. Aparcamos en el propio parking del teatro, y nos encaminamos hacia las taquillas. Empieza a verse un poco de ambiente motero, aparecen las motos, pero sobre todo, son las Harleys Davison, la perfección hecha moto, las que me maravillan; surgen los puestos de camisetas de ZZTop, a 10 euros, y gente que va llegando.

  Llegamos a las taquillas y por fin conseguimos nuestras preciadas entradas, ¡uf, menos mal, problema resuelto!, así que antes de entrar, el concierto, comenzaba a las 11, intentamos buscar algún sitio por los alrededores para comer y beber algo, pero no era fácil. Después de andar un rato, damos con un par de bares, pero los dos están abarrotados, entramos en uno de ellos, daba igual.... Yo creo que estuvimos una hora para que nos sirvieran unos bocatas de jamón, así que para no perder el tiempo, estuvimos llenando el depósito con una cerveza tras otra.... se acabaron los bocatas de lomo, se acabaron los botellines, se acabaron las latas de cerveza, se acabaron los vasos, y hasta tuvieron que cambiar el barril de cerveza... y mientas, yo y los demás seguíamos sin probar bocado.... por fin llega nuestro turno, llega el mollete con jamón que me sienta de escándalo, y ¡ea!, ¡to'tieso de nuevo pa'l teatro!.

  Entramos dentro, sin problemas de cola ni aglomeraciones, el aforo está todo vendido, pero es reducido, unas 4000 personas, no es el de un campo de fútbol o una plaza de toros. El teatro es al aire libre, es una especie de anfiteatro o auditorio, con las gradas alrededor del escenario, en semicírculo, y con un semicírculo más pequeño, junto al escenario, donde la gente podía estar de pie, y es ahí donde nosotros ocupamos una parcelita, a unos 20 metros del escenario y con hueco para movernos.

  ¿El concierto?... una pasada, increíble, maravilloso, estupendo, vibrante, entretenido, con un sonido perfecto, acompañado además de una muy buena acústica del teatro, con un monstruo, Frank Beard, tras una impresionante, una enorme mole diría yo, de batería, y unos barbudos geniales, Dusty Hill al bajo, y Billy Gibbons a la guitarra, que las hacían sonar como el mismo demonio.

  El concierto empezó prácticamente con puntualidad inglesa, aunque ellos son texanos, con Dusty Hill y Billy Gibbons ataviados con unos ponchos mejicanos con lentejuelas, con sus barbas y gafas de sol que los han convertido en iconos y con sus sombreros característicos.




  Comienzan fuertes, eléctricos, con ritmo, con una primera joyita: 'Got Me Under Pressure', y en ese estado superlativo se mantendrían durante todo el concierto, sin bajar la guardia, sin nada que reprochar, haciendo Gibbons y Hill sus pases y coreografías que ya se sabrán al dedillo después de cuatro décadas tocando juntos, sus solos de guitarra, sus punteos, su perfecta compenetración, acompañados por un vibrante y rítmico Frank Beard a la batería.


  Después de las primeras canciones, se despojan de los ponchos tejanos, mientras Gibson que habla algo de español, hace algunas bromas o una pequeña introducción a algunas de las canciones, en una de estas bromas-introducciones, antes de tocar un blues, dice que se necesita un sombreo de blues para tocar un buen blues, y acto seguido, aparecen en el escenario dos señoritas, ¡qué digo!, ¿dos señoritas?, perdón, quiero decir dos pedazos de monumentos que están a la misma altura de la Mezquita de Córdoba, vestidas con un traje rojo intenso, rojo pasión, ceñido a unas curvas pecaminosas, y con unos sombreros también rojo intenso y algo extravagantes, y en las manos una de ellas lleva el sombrero de blues que le dará a Gisbson para que éste se lo coloque y no se lo quite ya durante todo el concierto... ¿es para mi?, le pregunta Gibson a las chicas con una voz picarona.....¡sí hombre, sí!, es para ti, el sombrero, por lo que son ellas mejor lo dejamos señor Gibson, que usted ya es sexagenario y no está para tanto trote...

  Hacen un repaso por sus grandes temas a lo largo de toda su carrera, pero por supuesto que muchos se quedarían sin salir de las cuerdas de sus guitarras, porque en hora y media que duró el concierto, no hay tiempo para tanta genialidad.

  A mitad de concierto, más o menos, hicieron un guiño a Jimi Hendrix, cuya foto se proyectaba en una pantalla que tenían tras ellos, en el fondo del escenario. Tocaron, y el público coreó al unísono, el "Hey Joe".

  En esta pantalla que he mencionado antes, durante el concierto se proyectaban imágenes de ellos, del concierto en vivo, mezcladas con imágenes de vídeos de sus canciones, o sea, coches y chicas, mayoritariamente.

  En fin, que entre otras, tocaron: “I'm Bad, I'm Nationwide”; la canción dedicada a las gafas de sol baratas: “Cheap Sunglasses”; “My Head's in Mississippi”, o “Brown Sugar”, para terminar con una explosión que acabaría reventando el teatro, con tres bombazos: “Gimme All Your Lovin'”, “Sharp Dressed Man” y “Legs”, antes de retirarse durante unos breves minutos, del escenario.

  Cuando regresaron para tocar las dos últimas canciones, los dos únicos bises que hicieron, es cuando ya llegó el súmmun, lo pletórico, lo inabarcable, lo mágico, con sus archiconocidas: “LA GRANGE” y “TUSH”.

  Me olvidaba comentar, que Gibson cambió varias veces de guitarra, al igual que algunas artistas o cantantes cambian varias veces de trajes en una misma actuación.


  En resumen, que este trío texano, esta ‘That Little Ol’ Band From Texas’, como se hacen llamar, estuvo fantástico, inconmensurable, maravilloso, con un sonido impecable, con muy buen Rock'n'Roll, y en definitiva, para calificar este concierto con una sola palabra, yo diría que fue "EXQUISITO", con un trío que parece que se lo pasa bien tocando en el escenario y que estqablecieron un buen rollito, con el público, haciéndonos olvidar la calurosa noche de verano que soportaba Córdoba, o al menos eso me pareció a mi.

  La hora y media que duró el concierto se me pasó en un pis-pas, ni me enteré, y me quedé con ganas de que al menos hubieran seguido tocando media horita más, para completar las dos horas.

  ¡¡Por Dios!!, si cualquiera de esos músicos titiriteros que tocan la guitarra o cualquier macarra de turno, que lo único que hace es aporrear una guitarra y ya sólo por eso cree que sabe como se toca o como suena, que vaya a hacerle una visita al abuelo Gibson, y éste le enseñará cómo se toca y cómo hacer sonar las cuerdas.

  Las canciones que tocaron durante el concierto fuero las siguientes:

    1. Got Me Under Pressure
    2. Waitin' for the Bus
    3. Jesus Just Left Chicago
    4. Pincushion
    5. I'm Bad, I'm Nationwide
    6. Future Blues(Willie Brown)
    7. Cheap Sunglasses
    8. My Head's in Mississippi/I Need You Tonight
    9. Hey Joe (The Jimi Hendrix Experience)
    10 Brown Sugar
    11 Party on the Patio
    12 Just Got Paid
    13 Gimme All Your Lovin'
    14 Sharp Dressed Man
    15 Legs
     Bises
      16 La Grange
      17 Tush

0 comentarios:

Publicar un comentario