Las andanzas de un lobo estepario extremeño.

Aquí mis batallitas sobre cicloturismo, senderismo, montaña, viajes, naturaleza, música, teatro, ...

"Viajar en bici es hacer más grande el Mundo. Es aprender lo esencial de la vida. Es vivir el presente sobre todas las cosas. El placer del cicloturismo está mucho más en el camino que en el destino, son los medios los que justifican el fin. Durante días, semanas o meses, no necesitas más que lo que llevas a cuestas
" (del artículo: "Con la casa a cuestas", revista: Bike Rutas, Nº 4, 1999)

sábado, 25 de junio de 2011

Festival de Teatro Clásico de Cáceres. Obra: "Las Mujeres de Shakespeare, por "El Brujo"

  Una semana después, vuelvo de nuevo a Cáceres, al Festival de Teatro, en esta ocasión fui sólo y muy justito de tiempo, ya que al igual que el sábado pasado, pensaba que la obra comenzaría a las 10:30 aunque la entrada al recinto comenzara a las 10, pero cuando se me ocurre mirar la entrada por casualidad, mientras tomaba una cerveza fresca después del viaje, me doi cuenta de que la obra comienza a las 10, así que me voy rápido hacia el Gran Teatro, esta vez no era en el casco antiguo, y llego allí cinco minutos pasadas las 10, y me sorprende no ver gente por la puerte ni entrando, pero claro, el problema era mío, era yo el que llegaba tarde. Entrego la entrada y una afazata me conduce a la platea de patio que me corresponde.

  Cuando abro la puerta me encuentro que el teatro está prácticamente llego, exceptuando la zona donde yo me siento, donde hay cinco sillas libres, en cambio las que están a mi alrededor están llenas y el patio de butacas también lo está, además del gallinero, así que como digo prácticamente lleno.

  Como las cinco sillas están vacías, tomo asiento en la que me encuentro más cómodo y tengo mejor visión, porque la obra está apunto de comenzar y ya no creo que vaya a venir nadie más.

  A los cinco minutos de estar allí comienza la obra "Las Muejeres de Shakespeare", que tiene como director y como único actor, al gran Rafael Álvarez, "El Brujo", acompañado en el escenario por un músico, con violín, en uno de los extremos del escenario.

  Como bien dice el título de la obra, o con la información que nos suministran al entrar, o como él mismo nos irá ralatando a lo largo de esta representación, de lo que trata es de las mujeres que aparecen en las obras de Shakespeare, de sus formas de ser, de vivir, del amor, de la belleza, del romanticismo, dentro de la época en la que el autor escribió esas obras, así, comienza con Rosalinda (de la obra: "Como gustéis"), después con Catalina (de la obra: "La fierecilla domada"), para seguir con Beatriz (de "Mucho ruído y pocas nueces") y para terminar, en el último tramo, con Julieta (de la obra "Romeo y Julieta). De cada obra recita algunos poemas, algunos versos, dando su propia interpretación, y teniendo como nexo de unión de toda la obra en sí, al libro del crítico norteamericano y gran estudioso de la obra de Shakespeare, Harold Bloom, "La invención de lo humano", y como el bien dice y se encarga de repetir lo en varias ocasiones, se trata de "Bloom", de Harold Bloom, el crítico, y no de Orlando Bloom, el que aparece en el Señor de los Anillos...

  La verdad es que aunque de las cuatro obras que he visto de "El Brujo", quizás haya sido ésta con la que menos me he divertido, de lo que no cabe duda es que este hombre en un portento de la interpretación, un maestro de la palabra y un registro de tonalidades de voz. De cada poema o de los versos que recita de cada obra, hace su propia interpretación, de cómo sería su representación, haciendo partícipe al público de como sería según cree él, de una forma muy llana, e incluso nos cuenta como era el teatro inglés en aquella época, algo que todo el mundo puede saber o imaginar si ha visto la película de "Shakespeare in love"; improvisa sobre el escenario, y hace reir al público con algunos de sus comentarios, o trasladando situaciones de estas obras a ejemplos actuales.

  La obra aún no está rodada, de hecho hoy era el preestreno. Perdió el hilo en varias ocasiones, aunque me parece normal con tanto jaleo de mujeres, versos, pensamientos y reflexiones, y sobre todo, con tantos espectáculos en gira, pero esto no es que me lo parezca a mí, es que el mismo no se cortaba un pelo cuando perdía el hilo, no se ponía nervioso, incluso le preguntaba directamente al que tocaba el violón que es lo que venía después, o improvisaba, o se saltaba cosas y después retrocedía hacia atrás para vovler ellas...

Sin lugar a dudas, los momentos en los que está con su propias reflexiones, con sus puntos de vista, sobre el repaso que está dando a las mujeres de las obras de shakespeare, intentándolo explicar al público tan llanamente, como si estuviera de tú a tú contigo sentado en una mesa de un bar, tomando una cerveza tranquilamente, intercalándolo con anécdotas propias o de amigos, o poniendo como ejemplos temas actuales, es cuando desataba las risas del público.

  Me gusta su forma de ser y actuar sobre el escenario, su dominio de la voz y el control que tiene del público y de la obra que representa, y aunque como he dicho, quizás sea la obra suya con la que menos me he divertido, de las que he visto, y eso que también me he reído en ella, lo cierto es que intentaré seguir viendo obras suyas siempre que pueda y esté a mi alcance, porque este tío es un fenómeno.

  Al final, ¡cómo no!, la ovación agradecida del público a esta mago de la escena, a este brujo, que él solito sobre las tablas del escenario, sabe encandilar a un teatro, a un auditorio durante hora y media...

0 comentarios:

Publicar un comentario